Bicicletas sin pedales para niños. El regalo perfecto.

Para aprender a montar en bici. La solución más fácil y natural.

Aún recuerdo mi bici de ruedines y aquellos veranos en el pueblo aprendiendo a montar. Mi padre ajustaba y reajustaba una y otra vez la altura del sillín y el manillar. Pero sobre todo recuerdo esas pequeñas ruedas ruidosas que me mantenían artificialmente en equilibrio. A base de mucho tiempo y unas cuantas dolorosas caídas aprendí a montar en bici.
Mi hija no ha seguido mis pasos sino un sistema mucho más natural que le ha permitido relacionarse con las dos ruedas desde muy pronto, y que ha demostrado ser mucho más efectivo.
Al poco de bajarse de su cochecito y cuando ya caminaba con seguridad se montó en un correpasillos de ruedas gordas con las que recorría la casa incansablemente tratando de imitar a su papá al que veía con frecuencia con su bicicleta. Cuando llegaron las navidades y el segundo cumple de la peque, sus tíos que habían leído la entrada sobre los regalos para niños nos preguntaron  qué regalarle y sin dudarlo les hablamos de las bicicletas sin pedales o bicicletas de equilibro de las que ya teníamos referencias y habíamos visto con frecuencia en otros países.

En el pueblo con la bici

En el pueblo con la bici

El regalo perfecto para niños y niñas de 2 y 3 años

El éxito del regalo fue rotundo por encima de muñecas y juguetes ruidosos de plástico. Nuestra hija la cogió desde el primer momento y se puso a jugar con ella. Se sentó en el sillín y con toda naturalidad se puso a andar impulsándose y dirigiéndola como si hubiese nacido con ella. En los primeros días iba despacio, más andando que deslizándose, pero luego cada vez cogió más confianza y al final era una experta.
La bici se convirtió en nuestra compañera de juego y viajes durante los siguientes 2 años, aprendió a ir más rápido, a girar, a bajar cuestas… con toda naturalidad aprendió a deslizarse y cada vez sus impulsos le permitían estar más tiempo en equilibrio sin apoyar los pies en el suelo. Y este es el “truco” de la bici sin pedales: sentir el equilibro de forma gradual, aprendiendo poco a poco, según la capacidad de cada uno y no de golpe en un día cuando toca aprender a ir en bici.
Todo ello fue una gran experiencia ya que en muchas de las cosas que hacemos a diario como comprar el pan o ir a la guarde, mi hija venía montada en su bicicleta sin pedales con lo que nada de irla esperando sino que rápidos y efectivos nos quedaba tiempo para jugar.

Pasar a la bicicleta de pedales es simple y muy rápido

Lo más asombroso ocurrió el primer día que pasó a una bicicleta con pedales, aún sin cumplir los 4 añitos. Recuerdo que bajamos a un parquecito que hay debajo de casa, Mara equipada con su casco y yo pensando en esas primeras caídas y rasguños que recordaba de mi infancia. Sujeté la bicicleta y la acompañé en sus primeras pedaladas pero en apenas unos metros tuve que impulsarle y como llevaba el equilibrio de manera natural como en su bici sin pedales ella continuó sola.

Apenas la solté y la magia se produjo. Mi hija iba sola como si lo hubiese hecho siempre. Un poco de adaptación al nuevo material y sus dimensiones y a pedalear sin parar. Ya habíamos leído sobre el efecto de la bici sin pedales pero ahora lo experimentábamos nosotros mismos. El paso de la bici sin pedales a una “de mayores” fue totalmente natural, sin ruedines, sin espalda dolorida de tanto correr detrás sujetando la bici… Simplemente cambiar de uno a otro. Ni falta decir que nos acordamos de los tíos que nos regalaron la primera bici de Mara…

 

Bici sin pedales de maderaDespués de nuestra buena experiencia, hemos decidido incorporar a nuestra tienda uno de los mejores modelos que hemos podido probar y que reúne todas las características  que debemos pedir una bici de equilibrio para nuestros hijos, con una relación calidad-precio imbatible. El modelo Velo

Bicicleta sin pedales de madera Velo

Resistencia y ligereza por su cuadro en madera que lo hace elegante y sostenible.
Cómodo y práctico por su sillín y manillar regulable, así como por sus ruedas neumáticas con cámara de aire.

Cinco trucos para aprender y divertirse con las bicis sin pedales:

1. Las primeras veces a lo mejor parece que no coge el truquillo de la bici sin pedales el niño, anda encima de esta y no se impulsa. Tener paciencia, no intervenir, se dará cuenta como funciona, pero necesita familiarizarse.

2. Lo que más sufre es el zapato: Calzado reforzado. La suela y la puntera es  con lo que frenan y sino sufrirán sus pies.

3. Parece obvio pero no nos cansamos de repetirlo: Siempre casco. La cabeza es nuestro punto débil en los impactos y el casco nos protegerá además de hacerlos más visibles. Por si fuese poco será una costumbre que de más mayores seguirán naturalmente.

4. Aprovechar para jugar a conducir y aprender señales, semáforos, cuando cruzar. La educación vial es muy fácil y efectiva en este momento. Nuestra hija desde entonces siempre para en los semáforos.

5. A pesar de las caídas no asustarles nunca y animarles por todo lo que hacen bien. Caerse es un proceso natural de aprendizaje. Animarlos a levantarse y no reñirles por caerse o por ensuciarse.

Creemos que es un regalo perfecto… Se acordarán de ti los padres del niño, cuando aprenda a ir en bici solo, el niño por los buenos ratos que pasa, fomenta la actividad física al aire libre, es de madera natural y no hace ruidos molestos… ¿Qué más se le puede pedir?

Si esta entrada te ha parecido interesante compártenos en tus redes sociales y suscríbete para no perder las noticias y artículos sobre viajar y salir a la naturaleza con bebés. DESCARGA GRATIS la MiniGuía de #viajarconbebes. ¡Suscríbete!

bicicletas_de_madera_niños.jpg

 

 

Un pensamiento en “Bicicletas sin pedales para niños. El regalo perfecto.

  1. Pingback: 4 características importantes de una bicicleta sin pedales - Marabico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *