Mantenimiento y limpieza del cochecito de bebé o la silla de paseo

El carrito del bebé es sin duda una de las inversiones más importantes que realizamos los padres que nos acompañará al menos en los tres primeros años de vida de nuestro peque.
Debido a su uso diario requiere de un mantenimiento mínimo para que sus prestaciones se mantengan y alargar así su vida útil.
El mantenimiento del cochecito de bebé básico es muy sencillo y lo podéis hacer vosotros mismos. Para ello os recomendamos seguir un orden que os permitirá no olvidaros de nada.

Vayamos por partes ¿cómo empiezo a cuidar mi cochecito?

Desmontar

Lo primero de todo es desmontar el cochecito o la sillita de bebé.
Extraer las ruedas, el capazo, la silla o el portabebé, y separarlo del chasis si es posible. De esta manera podremos tratar cada parte individualmente, accederemos más fácil a cada elemento y evitaremos que se ensucien. En los cochecitos de bebé Bexa y Anex la ruedas se quitan con un click para facilitar el transporte y la limpieza.

Limpieza del cochecito de bebé

Una vez dividido en partes realizamos la limpieza de cada parte, ya que la limpieza es la parte principal de todo el mantenimiento. La suciedad es el origen de la mayor parte de los problemas que surgen en los carritos de bebé. Para ello lo mejor es utilizar un paño húmedo y otro seco e ir repasando cada parte, con especial atención de los rincones donde más se suele acumular la suciedad, como son los pliegues, el contacto entre las ruedas y el chasis o las zonas de plegado. En el caso de las sillas de paseo de una pieza como el Camarelo Elf, prestar especial atención a las zonas de unión y del plegado.
Para ello nos podemos servir también de un aspirador y un pequeño cepillo que nos permita acceder a las zonas más difíciles.

Limpieza de telas del cochecito de bebé

En cuanto a limpieza de las telas, se deben seguir las indicaciones del fabricante ya que  pueden ser diferentes en cada caso. Como regla general, las telas exteriores se limpian  con una esponja mojada en agua caliente (30-40 Cº) con jabón o con detergente suave. Concretamente los modelos Bexa y Anex son lavables, pero al lavarlos van perdiendo su impregnación hidrorepelente. Por lo tanto se recomienda limpiar con un paño hasta que la suciedad ya requiera un lavado más profundo. La parte interior del capazo, de algodón natural y el protector de la silla, sí son lavables a máquina a 30 Cº.

Lubricar

Tras la limpieza viene el momento de lubricar las partes que sufren un mayor desgaste mecánico. Para ello lo ideal es utilizar un spray con base de silicona que permitirán lubricar evitando que se pegue a posteriori el polvo y la tierra como les ocurre a los que tienen como base el aceite.Las zonas a lubricar son todas aquellas que sean móviles, como los ejes, los rodamientos, los soportes de las ruedas, la amortiguación, la sirga de los frenos , los anclajes de la silla, el capazo y el portabebé, o el propio sistema de plegado del cochecito.
Si todas las partes se separan solo tenemos que tener la precaución de con un trapo seco retirar los restos. En el caso de partes textiles que no pueden desmontarse, protegerlas bien para evitar mancharlas, y si las ruedas no pueden soltarse echaremos spray en las partes giratorias intentando que entre bien en todos los espacios.

Revisar

Una vez todo limpio y engrasado es el momento de realizar una revisión primero visual y si es necesario mecánica de los tornillos, remaches, corchetes y cremalleras por si alguno esta especialmente deteriorado o sucio. De este modo podemos detectar cualquier problema antes de que suceda.

Ruedas

Una última parte a revisar antes de volver a montarlo todo son las ruedas que en función de su tipología necesitarán una revisión visual por si hay alguna objeto incrustado y limpieza, o en el caso de las hinchables una revisión de la presión y la reparación de algún pinchazo si fuese necesario. Hay que tener mucho cuidado al hinchar la rueda, para no pasar de la presión máxima permitida ya que la rueda puede explotar o dañarse la llanta. La presión máxima suele ser entorno a los 0,6-0,7 bar, pero normalmente en la llanta se indica. Sobre este tema ya escribimos una entrada con un video. En los modelos Bexa hinchables la presión de la rueda máxima permitida es de 0,7 bar, en las sillas de paseo BabyActive 0,6 bar.
He pinchado con el carrito. ¿Qué hago?

¡Truco! Si las ruedas antipinchazos (rellenas de gel) chirrían o hacen ruido pon unas gotas de aceite de bebé entre la llanta y la cubierta (empujando con cuidado la cubierta alejándolo de la llanta) en toda la llanta para que toda la superficie quede lubricado.

Recomendaciones y trucos para cuidar tu carrito y sillita

  • Este mantenimiento general lo ideal sería realizarlo cada tres meses sino notamos ningún problema especial.
  • Coloca varios papeles de periódico donde pongas las ruedas y las partes a engrasar
  • Después de un uso especialmente intensivo como son las vacaciones, viajes o determinadas excursiones, también es muy recomendable realizar una revisión-limpieza completas.
  • Con lluvia, barro o nieve además de la limpieza es muy importante el secado.
  • Si vivís cerca del mar o habéis pasado las vacaciones en alguna zona costera, es recomendable a la vuelta o de manera periódica, realizar una limpieza con una manguera para eliminar los restos de sal y arena que deterioran rápidamente la estructura del carrito o la sillita del peque.
  • Evitar la exposición continuada al sol o guardarlo durante mucho tiempo en lugares con temperaturas extremas como maleteros de coches en verano al sol o terrazas en noches bajo cero.

Realizar un mantenimiento periódico y seguir nuestros consejos seguro que te ayudará a tener tu cochecito en perfectas condiciones y a disfrutar de los paseos y excursiones con tu peque.

Si esta entrada te ha parecido interesante compártenos en tus redes sociales y suscríbete para no perder las noticias y artículos sobre viajar y salir a la naturaleza con bebés. DESCARGA GRATIS la MiniGuía de #viajarconbebes. ¡Suscríbete!

 

 

 

Preguntas frecuentes sobre cochecitos de bebé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *