Arnés para bebés, imprescindible para los papás más aventureros

arnes de seguridad para viajar y salir a la naturaleza

En España es uno de los productos de puericultura más controvertidos a pesar de que poca gente lo utiliza, opiniones he oído de lo más variopintas. Desde los más radicales “Es, como si fuera un perro! Hasta los más críticos “En vez de correr detrás de sus hijos, van y lo atan!”

Hablamos de la correa o arnés de seguridad para bebés. Curiosamente no ponemos reparos para atar nuestros hijos dentro de una silla dónde como mucho puede caerse, pero nos extraña ver un niño con un arnés en un andén de tren atestado de gente.

Los que leéis este blog y mis entradas sobre viajar con bebés sabéis que para mí es uno de los artículos imprescindibles. Y no porque no quiera correr detrás de mi hija o porque me de pereza… Prefiero correr tras ella en el parque, en un prado, pero no en una estación de tren, en el andén, ni en el aeropuerto como os conté en esta entrada o en la montaña en un lugar con riesgo de caídas.

Creo que hay sitios, dónde por su propio bien mejor si lleva un arnés de seguridad. Popularmente se llaman correa, pero realmente son arneses. Y como su nombre indica son por motivos de seguridad.

Hay situaciones dónde su uso está más que justificado, porque no es real creer que siempre irá de la mano, además en muchos momentos necesitamos las dos manos para sacar el pasaporte, para coger las bolsas, guardar las gafas o para cualquier otra cosa. Incluso en la montaña, que se respira libertad, no quiero llevarla siempre de la mano por el temor a que se pueda caer por un terraplén. Prefiero que en algún sitio lleve arnés y así sé que puede resbalarse, pero no le pasará nada, porque la sujetamos.

Hay diferentes modelos unos que son mochila con arnés y otros que son sólo arneses y así ocupan menos.

Si te ha gustado esta entrada….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *