Bexa Retro, un cochecito de bebé clásico muy moderno

BEXA RETRO

Lo cierto es, que antes de tener la ocasión de probarlo nunca me plantee tener un cochecito de bebé clásico, ya que me parecía más un “tastarro” que un vehículo con el que transportar a mi bebé. Pero como todo en la vida tiene una primera vez, y a veces la sorpresa produce un flechazo similar al enamoramiento.

Y en esas estamos, pedimos a Bexa un chasis retro para combinar con algunas piezas de la línea Line y Prestige para probarlos y compararlos en el terreno.cochecito_bebe_clásico_1.jpg
La verdad es que la primera impresión de aparatosidad, se diluye enseguida una vez que lo montas y lo empiezas a conducir. Las ruedas grandes, las líneas sobrias y los pequeños detalles, te hacen sentirte como el que abre una botella de champagne… clase, estilo, y un cierto lujo son sensaciones que te vienen.
Al margen de esas sensaciones subjetivas y de la objetividad de que todo el que se cruza contigo se vuelve a mirarlo, la realidad es que el cochecito Retro de Bexa ha conseguido un modelo muy equilibrado entre la estética y limitaciones de un modelo clásico, con las prestaciones y detalles de un modelo actual. Vayamos por partes.

 

El chasis

En conjunto con las 4 ruedas grandes tiene un peso mayor al de los carritos actuales, 11 kg frente a los 8,5 de un Line o los 7,5 de un Bugaboo…. pero aun así es bastante contenido y no resulta pesado al transportarlo o meterlo en el maletero. Las líneas rectas en aspa, el tubo de 20 mm lo hacen muy esbelto y resistente a la vez. La amortiguación en estos modelos es muy efectiva y actúa en todo el chasis independientemente de la rueda que lo solicite, así que la sensación es siempre de estabilidad y control.

capazo_cochecito_clásico.jpg
La cesta es la parte que menos me ha gustado, es verdad que le aporta esa estética tan buscada, y que no sería lo mismo con una bolsa de tela cerrada como en otros modelos. Pero es sin duda la parte menos práctica, ya que una red metálica no es el mejor lugar donde llevar según que cosas, aunque bultos voluminosos como algunos juguetes e incluso minibicicletas se transportan con mucha facilidad. En el caso del Bexa se quita y pone fácilmente, así que para un uso todoterreno se puede quitar como veremos luego.
Además el chasis puede elegirse en tres colores, el cromado (el más clásico), el negro (el más elegante) y el blanco (el más trasgresor) combinándolo con los tejidos que más nos gusten.

Las ruedas

Ruedas grandes e hinchables… a mi modo de ver es lo mejor del carrito clásico. Aunque todos los modelos actuales tienen ruedas pequeñas para favorecer la ligereza y el plegado, lo cierto es que lo mejor por comodidad para el bebé y por polivalencia para ir por todos los terrenos o superar obstáculos como bordillos son las ruedas grandes, y en este modelo desarrollan toda su función. Obviamente tienen la limitación de que al ser todas fijas, no giran, si no levantamos las ruedas delanteras ligeramente, pero es algo con lo que debemos contar en este tipo de modelos. En el caso del uso todoterreno esto es una ventaja ya que no necesitamos bloquearlas como en los otros modelos. Existe algún modelo que gira ligeramente las ruedas delanteras pero además del incremento de peso del mecanismo el radio de giro es muy amplio y apenas permite maniobrar, así que acabas levantando igualmente las ruedas.cochecito_bebe_clasico.jpg

 

Capazo

El capazo Line y Prestige son unos de los más amplios y a la vez más ligeros del mercado. Sus líneas curvas se adaptan a la perfección al estilo clásico, y como en el resto de modelos tanto el capazo como las otras dos piezas se puede colocar en ambos sentidos, aumentado aun más sus posibilidades. Exterior en poliéster con tratamiento hidrófugo o en eco-piel para una fácil limpieza y para repeler esa primera lluvia. El interior en suave algodón totalmente extraíble y lavable.
La silla y el portabebé grupo 0, lo hacen un cochecito completo desde el nacimiento hasta que comience a caminar. Muchos modelos clásicos cuentan solamente con el capazo, con lo cual además de caros nos vemos obligados a comprar portabebé no compatible y una silla aparte. En este caso puedes tener las dos o las tres piezas y todas conjuntadas en el mismo color. La silla ademas de las múltiples posiciones que permite en el respaldo y el reposapies, lleva incorporada una de esas capotas extralargas que si bajamos al máximo protege al niño en sus siestas. Todas las piezas vienen con un cubrepies a juego que protege en caso de viento, lluvia o frío.

Es un clásico todoterreno

Como bien sabéis en Marabico somos especialistas en cochecitos todoterreno, y por ello queríamos también testarlo en lugares lejos de asfaltos y aceras. Y la verdad es que el resultado ha sido muy bueno, en parte porque este tipo de carros en origen se diseñaron para usarse en todo tipo de terrenos. Son muy estables, y las ruedas grandes y fijas se adaptan muy bien a su paso por caminos y firmes irregulares. En este modelo las ruedas guardando la estética mantienen un grosor y dibujo en la cubierta suficiente para un uso normal. Atención a este punto porque otros modelos cuentan con ruedas muy finas y cubiertas lisas solo aptas para un uso urbano.

silla_cochecito_clasico.jpg
Altura del usuario y dolor de espalda.

El chasis hace que el bebé esté más alto que en otro tipo de modelos y eso puede ser una ventaja. En especial para los altos ya que las muchas veces que se tiene que sacar y meter al bebé en las diferentes piezas no supone agacharte en exceso y por consiguiente se minimiza ese dolor de espalda tan típico de papás y mamás.
Para los más bajitos es verdad que el manillar puede regularse y no hay problema, pero la sensación es de un cochecito grande.

A modo de resumen:
Empezando por los aspectos negativos.

– Es un cochecito más voluminoso y algo más pesado que los modelos “modernos”.
– Las cuatro ruedas fijas dificultan la maniobrabilidad con una mano y nos obliga a adaptarnos a su conducción.
– La cesta inferior metálica al ser tan abierta y sin proteger condiciona el tipo elementos que guardemos en ella. En uso todoterreno hace ruido al chocar metal con metal por lo tanto recomendable extraerla.

Lo que más nos ha gustado:

– La sensación de conducirlo, la elegancia y belleza de sus formas. Ese punto de lujo y exclusividad.
– La altura a la que va el bebé sin tener que forzar la espalda en ningún momento.
– La estabilidad y seguridad que le aporta su anchura y envergadura así como la amortiguación integrada en el chasis.
– La cantidad de combinaciones posibles algunas de ellas realmente originales e impactantes.
Posibilidad de tener el todo en uno con el mismo estilo y a un precio increíble.

Si queréis saber más os dejamos el enlace a nuestra tienda. Bexa Retro

Si esta entrada te ha parecido interesante compártenos en tus redes sociales y suscríbete para no perder las noticias y artículos sobre viajar y salir a la naturaleza con bebés. DESCARGA GRATIS la MiniGuía de #viajarconbebes. ¡Suscríbete!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *