Los capazos y el calor – Cochecitos para el verano

En verano siempre surgen las mismas dudas de los papás respecto al cochecito. Además de las ruedas y el diseño les preocupa mucho si el bebé pasará calor en el capazo.

Vemos todo tipo de soluciones, tapar el carro con una muselina, sombrillas y capotas de verano.

El capazo en verano

El capazo es como un nido en la calle para el bebé… Ve a su mamá o papá pero está protegido de los ruidos, del calor o del sol. Un sitio cómodo, agradable, para sentirse en «casa».
Para conseguir este efecto en verano es importante que el carrito cuente con un sistema de ventilación. Con unas rejillas en la base del capazo, colchón de coco que permite la correcta circulación del aire y unas rejillas en la capota. Pero sigue siendo importante que la capota proteja al bebé de los ruidos y le aísle del calor.

Muchas veces vemos «capotas  de verano» que llevan rejillas extra y sus telas son finas. Parece que los bebés van mejor, nos parece que la capota es más ligera, por lo tanto correrá más el aire.  Pero tenemos que tener en cuenta, que las rejillas no tienen protección UV50+, entran más los rayos de sol que calientan el interior. ¿Tú en verano dejas tu casa y te vas a una tienda de campaña a vivir porque la tela es más ligera y circula mejor el aire?

Lo importante no es que la tela que cubre la capota sea fina  (en mi opinión es hasta contraproducente) sino que aísle y proteja. Por dentro, el capazo debe ser de material natural, algodón OEKO-TEX® es la mejor opción.  Es donde la piel del bebé está en contacto con el capazo y es más importante que dentro lleve una tela fresquita y natural que por fuera como es la tela que le da sombra y le protege. Pero parece que la parte exterior siempre preocupa más los papás. Para que el aire circule tenemos el sistema de ventilación (eso sí, antes de salir no olvidéis abrir las rejillas de ventilación y la ventana), por dentro el capazo tiene un colchón y telas naturales, fresquitas y por fuera la tela tiene protección UV50+ y le aísla y protege del calor.

ventilación cochecito todoterreno Bexa
Rejillas de ventilación en los cochecitos Bexa

 

 

¿Capazos en ecopiel dan calor?

Otra de las dudas que surgen en verano es ¿la ecopiel no da calor en verano? Como hay muchos modelos de esta material como el Bexa Light Eco suelen dudar si la ecopiel no dará más calor que la tela.

Primero, la la eco-piel no es piel sintética en su totalidad, como pudiera ser la polipiel. La eco-piel está fabricada con restos y recortes de piel ligados con productos como el algodón. Estas combinaciones dan como fruto un material de tacto muy suave, y fácil de limpiar. En el caso como el Bexa Light Eco, la ecopiel es el material exterior, un elemento principalmente decorativo y para facilitar la limpieza y que agradecen todos nuestros clientes con mascotas. En cualquier caso el interior del capazo es 100% algodón. La piel del niño no estará en contacto con la ecopiel.

Por lo tanto como es un material que cubre la capota por fuera, lo que tiene que hacer es aislar y proteger el bebé, no influye si tiene más o menos calor. Lo importante es el sistema de ventilación y la tela interior del capazo.

Hicimos un test un día de estos, de muchísimo calor en verano, dejamos dos horas dos capazos de Bexa Ultra (uno de ecopiel y otro de tela)  durante 2 horas y nos fijamos como subían las temperaturas en el interior. La temperatura exterior fue de 38 grados.

En el interior después de 2 horas, la temperatura subió 3,1 grados en el capazo de tela y 3,2 grados en el capazo de ecopiel. Pronto podrás leer una entrada entera sobre este test, pero queríamos compartir contigo el resultado.

 

¿Muselina sí o no?

Otro tema a tratar si hablamos de cómo proteger al bebé en verano si salimos a pasear es lo que vimos siempre: cubrir el carro con una muselina para protegerle del sol. Los expertos lo desaconsejan tajantemente, ya que según un estudio reciente cubrir el carro aunque sea con una tela fina, impide la circulación del aire y el interior del capazo puede subir de temperatura más de 12 grados, advierte Svante Norgen, pediatra del Hospital Infantil de Estocolmo.

En el test, dejaron dos cochecitos en la calle: uno cubierto y otro sin cubrir. El  carrito sin cubrir alcanzó los 22º C después de una hora y media. Sin embargo, el otro  se calentó mucho más rápido. Tras una media hora había alcanzado una temperatura de 34ºC y una hora después había llegado a los 37 ºC.

 

La conclusión que sacamos de estos tests (propios y ajenos) y de nuestra experiencia es que para que el bebé esté cómodo lo importante es el sistema de ventilación completa (rejillas en la base del capazo y ventana) colchón y materiales naturales en el interior y buen aislamiento en el exterior. Además de los consejos de siempre: intentar evitar las horas centrales del día, pasear por la sombra y no tapar el carrito con muselina u otras telas.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *