Una motivación de primera: la maternidad

Cuando en un curso de emprendimiento nos preguntaron por qué queremos montar un negocio y por qué elegimos el proyecto que elegimos, las respuestas en general fueron: para ganar dinero (y al final de eso se trata, ¿verdad?) para crear algo, porque me parece una buena idea etc. Le hemos dado algunas vueltas y al final entendimos una cosa muy importante: la clave en la motivación es que tu proyecto sea compatible con tu forma de ser, con tu forma de vida. Que te haga feliz.

Preguntarte, cuáles son tus objetivos más importantes en la vida. Que tu proyecto ayude alcanzarlos y no te aleje de ellos. Si te gusta estar con tu familia, no montes algo que requiere que estés fuera de casa 5 días a la semana, aunque es un negocio maravilloso. Monta algo que te permite vivir a la manera que a ti te gusta, en este caso rodeado de tu familia. Es la verdadera motivación a largo plazo. Te permite vivir de la forma que tú quieres. Como las madres emprendedoras. Aquí no está muy extendido este concepto (en otros países hay todo un mercado – formación, servicios y libros para ellas, acorde a sus necesidades especiales) y no se les da mucha difusión creo. Se trata de mujeres que al acercarse su maternidad o siendo mamás no quieren volver a su trabajo «12 horas fuera de casa» y como esta oferta maravillosa de trabajo de calidad de media jornada no llega, deciden montar un negocio desde casa para poder pasar más tiempo con sus hijos y ganar calidad de vida.

Me acuerdo que al llegar a España uno de los choques culturales más fuertes fue cuando me enteré que la baja maternal son 16 semanas. No puedo describir mi asombro al enterarme de eso… Llevo 17 años aquí y aún no me he acostumbrado. No voy a hacer comparativas con otros países, porque ahora quiero hablar de las mujeres que al ver que a pesar de las muchas críticas al respecto, la legislación no cambia,  se niegan a aceptar la cruda realidad y se lanzan a buscarse la vida. Conciliación por cuenta propia.

 

Es una situación especial, porque querer pasar más tiempo con su hijo es una motivación muy poderosa, pero por otra parte justo la maternidad es la que limita el tiempo disponible que cada una puede dedicarle a su nueva aventura empresarial. Además normalmente son negocios desde casa, que les da un matiz diferente. Muchas veces incluso la idea surge de una necesidad detectada al ser madre.

Me parece que las mamás emprendedoras son las grandes olvidadas del sector de emprendimiento pero tienen mucha imaginación y especial motivación. Además por lo que veo y he experimentado, la maternidad nos saca nuestra mejor vena creativa, lo veo en los muchísimos blogs y foros de mamás y algunas utilizan esta extra para montar un negocio. Describiendo así no suena muy profesional, no es la típica imagen del nuevo emprendedor con su traje y su formación específica, sino algo más casero. En algunas casos es así, en el buen sentido de la palabra. Más casero, o sea con extra mimo y con mucha ilusión.  En otros casos es todo lo contrario, una mujer cualificada, con experiencia en su campo y con un buen puesto, decide dejar su trabajo y motivada por su maternidad comienza algo que hace tiempo ronda por su cabeza: ser emprendedora. Crear algo nuevo. Algo más acorde con su nueva situación de ser mamá. Porque la maternidad nos da alas. Nos cambia la vida y la importancia de según qué cosas en la vida. Es una motivación de primera para crear algo nuevo, para convertirse en emprendedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *