Papá… ¿Falta mucho?

naturaleza_bebés_niños.jpgPreparar una excursión con peques no empieza con la mochila… Comienza mucho antes.

Con la llegada del buen tiempo muchas familias se animan a salir de excursión con sus hijos pequeños, pero algunos se sorprenden del resultado obtenido, ya que al final casi todo ha salido mal y lo peor es que casi nadie ha disfrutado.bebés_jugando_rio.jpg

Lo primero de todo, tenemos que tener claro que la naturaleza no se consume, no es un centro comercial donde pagamos por entretenernos. Esta reflexión parece una obviedad, pero comienzo con ello porque es la actitud con la que muchos padres afrontan sus excursiones y es garantía de fracaso. Aunque paguemos por una excursión a caballo, una actividad guiada o un campamento, no compramos naturaleza y diversión asegurada, eso en gran parte depende de nosotros.

Los peques nos imitan, y no solo gestos, sino nuestra actitud con otras personas y con el medio que nos rodea, entre ellos nuestra actitud hacia la vida natural. Hay toda una serie de  actividades que se pueden realizar en nuestro día a día y que sentarán las bases para generar hábitos e incentivar la curiosidad de los más peques por las salidas a la naturaleza. No podemos pretender que su contacto diario con el medio natural  sea casi nulo y que después un día cualquiera, porque hace bueno, es fin de semana o vacaciones nos vayamos de excursión y les guste.papa_hija_naturaleza.jpg

¿Qué puedes hacer tú?

Lo primero y más básico, el hábito de caminar. Nuestra hija desde el año y medio que se bajo de la silla de nuestro cochecito de bebé , ha ido en la medida de sus posibilidades a todos los lugares andando. A la guarde (sí, había que madrugar más, pero compensa), a comprar el pan, a dar de comer a los patos con su Yayo. El truco es no tener prisa y dejarle a su ritmo. Poco a poco ganará más destreza e ir caminando a los sitios se convertirá en algo normal, incluidas las excursiones. La motivación para caminar ya es otra historia, aunque ya hablamos algo de ello en la entrada de jugar a ir de excursión.niños_naturaleza.jpg

La curiosidad es otra de esas actitudes claves que siempre hay que fomentar y que muchas veces en lo que se refiere a la naturaleza en el entorno urbano frenamos una y otra vez por la suciedad y polución que en ocasiones nos rodean. Los insectos, las hojas, las cortezas, las flores…todo eso se toca, se huele y sí, sí..también se chupa. bebé_chupando_piña.jpgTodos nos comunicamos con nuestros sentidos y cortar esa conexión con la naturaleza con excusas higiénicas para introducirnos en nuestros mundos asépticos va “contra natura” y al final hace que los peques tengan miedo de todo, por si les pica, ensucia o daña de alguna manera.

Hay muchas formas de potenciar esta curiosidad teniendo controlado el peligro. Desde buscar y acondicionar entornos limpios y naturales cerca en nuestros parques y riberas, pasando por plantar y cuidar semillas en casa, criar gusanos de seda. Nuestra hija ha plantado con su abuelo húngaro unos tomates que tiene en el alféizar de su ventana, su cara el día que comenzaron a germinar y vino corriendo a contármelo nunca la olvidaré.pies_bebé.jpg

Una última actitud es la de “naturalizar” a la propia naturaleza y su relación con nosotros. Viajar y salir a espacios naturales habitualmente. Seguro que tenemos cerca zonas muy diferentes entre sí con una flora y fauna muy diversa. Prados, bosques, lagos, estepas, ríos, barrancos, mar…todos tenemos varios o todos estos entornos cerca, hay que salir a conocerlos y hablar de ellos. En los cuentos e historias que les contamos no solo tiene que haber elefantes, leones y lobos malos. Existen conejos, gusanos, gorriones, avellanos… y todos tienen fantásticas e interesantes vidas con las que contar un cuento antes de ir a dormir.bebé_y_flores.jpg

En nuestra experiencia como papás, guías de montaña y monitores de tiempo libre, los peques desde que nacen disfrutan de la naturaleza, es el terreno de juego ideal lleno de cosas interesantes que sentir, un lugar donde aprender y desarrollar nuevas habilidades. Se puede disfrutar todo el año y para sacarle el máximo provecho solo tenemos que volver a ser un poco niños y jugar a descubrirlo con nuestros peques.

Si esta entrada te ha parecido interesante compártenos en tus redes sociales y suscríbete para no perder las noticias y artículos sobre viajar y salir a la naturaleza con bebés. DESCARGA GRATIS la MiniGuía de #viajarconbebes. ¡Suscríbete!

Un pensamiento en “Papá… ¿Falta mucho?

  1. Pingback: Museos y monumentos con bebés y niños -

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *