Viajar con bebés – Bilbao, una ciudad a la medida de los niños

Hace unos pocos días fuimos a pasar el día en Bilbao y tras algo de planificación y la suerte del viajero nos salió uno de esos días redondos que queremos recomendaros.

Lo primero que hicimos fue ir a Portugalete para poder aparcar y desde allí comenzar la aventura descubriendo el denominado Puente Vizcaya (espectacular puente colgante declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO).

Toda la zona peatonal que lo rodea bien surtida de parques para peques mientras los barcos navegan por la ría es perfecto para pasear. Después subimos al transbordador (barco para Mara) y cruzar a Getxo desde donde paseando coger el metro dirección Bilbao.

Nuestra hija disfrutaba de tantos espacios y paisajes nuevos. El ritmo lo marcaba ella, así que sabíamos que los lugares a visitar no debían ser muchos. En los 20 minutos de trayecto en metro aprovechamos para darle de comer, y así al llegar pudimos pasear tranquilos por la zona del Guggenheim. Los sábados hacen talleres para bebés y niños así que te puedes plantear visitarlo, pero el martes que fuimos, disfrutamos únicamente de su entorno. Ver la cara de la peque mirando hacia arriba a Puppy o correteando por tanto espacio abierto, de aquí para allá ya nos indicaba que había sido una muy buena opción. En el museo encontramos baño con cambiador. Otra sorpresa agradable para los pequeños visitantes y sus padres es el enorme parque infantil entre la ría y el museo. Juguetes originales, para diferentes edades un gran espacio y una terraza agradable para tomar algo. Un acierto total.

 

Desde aquí tomamos el tranvía para acercarnos más rápidamente al sorprendente casco viejo, siguiendo la ría. Una vez allí Mara cayó rendida de tantas novedades y mientras dormía pudimos

disfrutar callejeando e incluso tomar en café tranquilos. Buscando un sitio nos topamos con el Café Liverpool, (actualización – su nombre actual es Café Bizubi) con cambiador, tronas y meriendas a prueba de niños, crepes, goffres y pasteles caseros…

Tras el descanso nos acercamos al renovado mercado central donde además de disfrutar de un lugar amplio y cubierto puedes recorrer los tradicionales puestos y descubrir muchas cosas interesantes a los más pequeños.

Desde aquí ahora por la orilla izquierda del Nervión fuimos paseando hasta la bonita estación de tren donde con un cercanías volvimos de nuevo a Portugalete nuestro punto de partida.

Es un recorrido circular donde usas transbordador, metro, tranvía y tren, así que es una clase magistral sobre los medios de transporte. Es divertido y los lugares a visitar espectaculares. Nos pareció una ciudad ideal para visitar con niños, por el transporte tan eficaz y variado, por los establecimientos pensados para familias, muchos parques infantiles y por la cantidad de zona peatonal que encontramos. La meteorología no es inconveniente pudiendo acortar o alargar los paseos y realizarlos en cualquier época del año.

 

Con una mochilacambiador (pañales, aseo, comida, ropa de recambio), un carrito y ropa cómoda podemos hacerlo sin problemas.Material:

En Bilbao hay muchas posibilidades más, y es un destino al que dedicarle un fin de semana, lo que nos queda pendiente y seguro os contaremos.

Cruzando con el transbordador

Enlaces de interés:

http://www.puente-colgante.com/index.php/es/

http://www.guggenheim-bilbao.es/actividades/perfil/ninos-y-familias/

http://www.guggenheim-bilbao.es/obras/puppy-2/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *